LA MIRADA PROFUNDA DE VÍCTOR JEREZ

.

BY Juan Emilio Ríos Vera

Hay miradas que no pasan de la superficie,
del mero accidente, del envoltorio de los
significados y los mensajes. Otras, sin
embargo, traspasan la línea que separa lo
intranscendente de lo sustancial y arriban al
meollo del alma, al corazón de lo relevante.
Así es la mirada de Víctor Jerez, incisiva y
mordaz, afilada y taladrante, llegando a
posarse en el enclave exacto del sentimiento,
de la raíz de la gnosis.
Cuando vemos una obra de Víctor no vemos
una recreación simple y mimética de la
realidad sino una radiografía precisa y exacta
del envés de la noticia, allá donde habitan las
repercusiones que no queremos o no
podemos ver en los telediarios ni en los
periódicos.
El drama de la inmigración cobra de esta
manera en los trabajos de este todavía joven
artista algecireño que veranea en
nuestro municipio de Sabinillas una
dimensión que sobrecoge, pues acaricia sin
aplastar la fibra de los sentimientos y
las reflexiones, provocando en el
espectador una tormenta interior, que le
hace replantearse la opinión que tenía
creada al respecto sobre este tema que
parece manido, pero que cada día
provoca tragedias y quebrantos nuevos en un
racimo de casas y de familias diferentes. Sus cuadros nos incomodan
porque no son el cliché conocido que ya
hemos aprendido a digerir, sino una visión
nueva y sutil, que nos hiere en lo más íntimo
de las entrañas y que nos violentan y nos
convulsionan, al mismo tiempo que nos
maravillan por su paradójica belleza que sirve
de paliativo a la descarga que acabamos de
sufrir. Es, sin lugar a dudas, un poeta de la pintura,
un fotógrafo que no utiliza cámara sino
pinceles, un periodista de trazos precisos y
sugerentes. Siempre sabe hacer una mixtura
perfecta de artes y disciplinas, un sabio
daiquiri de lenguajes y de símbolos que
enriquecen el resultado final de su propuesta
y nos rinde sin apabullarnos.
La mirada profunda de Víctor Jerez sabe
llegar a la belleza que se atrinchera en la
entraña de cada tragedia endulzando con
ternura lo inconsolable sin anestesiar el dolor
necesario que nos hace humanos y
vulnerables, mortales pero vivos.
Hoy lo conocemos como el pintor de las
estrellas del Deporte y de la Cultura, pero
Víctor encierra en su universo mucha más
riqueza. Hoy he querido hablaros de
aquel Víctor que aún no era famoso, pero
ya era extraordinario en todas sus
dimensiones.

Seb
Author: Seb

Leave a Reply