DON JUAN TENORIO PERSONAJE UNIVERSAL

.

Juan Emilio Ríos Vera

Nunca una obra basada en una anterior superó tanto la fama de aquélla como en el caso del Don Juan Tenorio de Zorrilla que versionó El burlador de Sevilla y convidado de piedra de Tirso de Molina, introduciéndole una serie de novedades y de cambio de perspectiva que, a la postre, son las claves donde radica su éxito y la razón por la que la “secuela” sea mucho más famosa e influyente que la obra original de la que nace.

Zorrilla consigue convertir a Don Juan Tenorio en un personaje universal como serían el caso de Don Quijote o Carmen, algo que Tirso de Molina no podía ni pensar cuando escribe su “burlador de Sevilla” pero sería totalmente injusto no decir que la raíz de la grandeza del personaje está ya en la obra de Tirso, que es el verdadero artífice del personaje que ha trascendido fronteras y se ha hecho patrimonio de la Humanidad.

Pero analicemos cuales son las novedades que introduce Zorrilla para aumentar la repercusión de su obra: En primer lugar, la mayor relevancia que adquiere la figura de don Luis Mejía, antagonista de don Juan. Doña Inés es otra de las claves de la obra de Zorrilla ya que aporta un personaje femenino descomunal y con una gran fuerza dentro del devenir de los hechos. En la obra de Tirso no hay un protagonista femenino que equilibre la tensión del drama y sirva de contrapeso a la enorme profundidad de la figura del don Juan, que no teme a nada ni a nadie y que se siente tan seguro de sí mismo que no necesita a nadie en quien apoyarse ni siquiera en el amor del que dice no ser esclavo, sino que se burla de él y lo vence. Los desenlaces de las dos obras son diametralmente opuestos ya que en la obra de Tirso don Juan termina muriendo de una forma terrible que le sirve de escarmiento y de enseñanza moral para todos los lectores que ven como la arrogancia y la temeridad del personaje es castigada, pero en la versión de Zorrilla el protagonista, en un final muy al gusto de los románticos, es perdonado gracias al amor que sí demuestra en esta ocasión hacia doña Inés y que hace conmover a Dios o al destino para obtener otra nueva oportunidad para rehacer su vida y disfrutar de un amor verdadero que le dé un sentido a su azarosa existencia.

En definitiva, que la razón de que Don Juan haya transcendido hasta convertirse en un personaje universal a la altura de don Quijote o Romeo y Julieta es, mérito tanto de Zorrilla, como de su legítimo creador Tirso de Molina. Al César lo que es del César.

Seb
Author: Seb

Leave a Reply